¿Por qué no se oxida el acero inoxidable?

Lo primero que me pasa por la cabeza al pensar en la palabra acero inoxidable, es la imagen de una navaja suiza, pues una buena navaja está hecha de acero inoxidable. Y las historias que pude escuchar de ellas es que duran más que una vida humana y suelen pasar de generación tras generación, así lo tengo presente hasta el día de hoy.
Navaja Suiza de acero inoxidable.
Como debemos tener presente, al acero le sucede como a la mayoría de metales en presencia de oxígeno: una reacción química (una pérdida de electrones en este caso) llamada oxidación.

La oxidación le produce al acero óxidos de hierro de un color rojizo, lo cual, de una manera más adecuada en decirlo sería: es la acción que produce el oxigeno (un agente oxidante muy corrosivo) al reaccionar con el acero. Oxigeno que se encuentra en el aire del medio ambiente.

En 1913 se produjo un descubrimiento al cual podríamos llamarlo en término cotidiano como un “anti-edad” muy eficaz para el acero, el cual fue hecho por Harry Brearley, un metalúrgico inglés. Consistía en añadir al acero algo de cromo (mediante una aleación), el cual daba un aspecto brillante – es decir, cromado – lo cual hacía resistente a la oxidación y por ende le daba durabilidad.
Cocina hecha con acero inoxidable. Foto: CocinasEnMonterrey
Luego, unos años después se descubrieron otros metales como el aluminio, el níquel, el molibdeno que reaccionan de manera parecida, por lo que fueron fabricando distintas aleaciones para diversas funciones a cumplir.

Aquí le dejamos un video que explica los diversos tipos de acero inoxidable y sus utilidades:

Datos extras:
  • No debemos confundir entre el acero inoxidable, que es un material sólido, y los aceros “bañados”, la resistencia a la corrosión de este último serán siempre menor, la cual está limitada al baño de metales que protegen sus superficies.
  • El acero inoxidable se forma de una pequeña cantidad de cromo (el mínimo para conseguir propiedades inoxidables es del 12 %) añadido al acero común. Esto es lo que hace al acero inoxidable diferente de otros tipos de acero.
  • La mayor cantidad de cromo dará mayor protección y también será mayor el costo.
  • El ejemplo de acero inoxidable más visto y usado serian los utensilios de cocina, los cuales tienen un tiempo de duración considerable.
  • El término acero se usa para denominar, en ingeniería metalúrgica, a una aleación de hierro con una cantidad de carbono variable entre el 0,03% y el 1,075% en peso de su composición.

¿Cómo se forman los arcoíris?


Una de las más impresionantes bellezas naturales para nuestros ojos es la presencia de un arcoíris. Empleados  a través de cuentos o relatos, los arcoíris tienen un atractivo místico y mágico. Aunque este espectro de luz ha servido de inspiración para muchos, su explicación más bien parece ser sencilla. 


El arcoíris es un fenómeno óptico  que se produce en el momento en que la luz proveniente del Sol atraviesa pequeñas partículas de humedad contenidas en la atmósfera. Estas pequeñas gotas suspendidas en el aire descomponen la luz del sol dividiéndola en diferentes longitudes de onda. Puesto que cada longitud de onda tiene una ventaja frente a otras, conjuntamente a las leyes de refracción, cada color sale despedido hacia un ángulo diferente y es eso, lo que se percibe como el arcoíris.

La formación de los arcoíris fue estudiada por Rene Descartes en 1637. Quien dirigió un experimento el cual estudiaba como es que la luz se comportaba cuando se proyectaba  sobre una gota de agua. De esta forma Descartes descubrió que cuando un rayo de luz pasa a través de  una gota de lluvia, esta es refractada y dividida. Parte de la luz que logra ingresar es reflejada dentro de la misma gota, por la superficie o arco que hace de espejo (en el interior),  para luego salir de la gota donde es refractada nuevamente pero hacia el exterior de la misma. Este es el punto en el cual podemos apreciar la división del haz de luz o arcoíris.


Puesto que la mayoría de las gotas de lluvia son esféricas en la naturaleza, los arcoíris son mayormente vistos como un arco o semicírculo. El arcoíris es en efecto esférico por naturaleza, pero debido a la tierra y otros objetos que bloquean los rayos del sol, podemos ver solo parte de la reflexión producida.


¿Cuándo y dónde es posible ver un arcoíris?


Podemos divisar un arcoíris generalmente después o durante una lluvia y también se manifiesta cuándo regamos y le damos la espalda al sol. Es cuando comienza a ponerse el sol que los arcoíris se hacen más visibles. Si estamos cerca al medio día no podremos apreciarlo mucho ya que el sol está casi directamente arriba de nosotros. Es decir, la posición del sol también afecta la visibilidad de los arcoíris. Casi siempre que observamos un arcoíris, notaremos que el sol está detrás de nosotros y que el arco (arcoíris) está siempre en la dirección opuesta al sol.


La luz del sol parece blanca a nuestros ojos, pero realmente está conformada por una serie de colores. La banda de colores vista en un arcoíris es realmente la reflexión y refracción de miles de gotas. El arcoíris normalmente visto es llamado arcoíris primario. Sin embargo, debido a dos reflexiones internas, es posible divisar un segundo o doble arcoíris. Esto ocurre cuando rayos de luz que salen de las gotas lo hacen en un ángulo más grande, causando una segunda imagen (espejo) del arcoíris.



Los halos luminosos


Debemos aclarar que existe una diferencia entre un arcoíris y un halo luminoso. Muchas veces habremos observado un halo o sombra luminosa y coloreada alrededor del Sol o de la Luna, que lo rodea formando un anillo de luz. Este es el fenómeno del halo o corona solar o lunar. Este círculo luminoso se forma con el Sol en su centro geométrico, y puede producirse debido a que rayos del sol inciden en los cristales de hielo de forma regular de las capas superiores de la atmósfera, que se encuentran en nubes altas. Estos cristales actúan a modo de prismas, produciendo un fenómeno de refracción de la luz.

¿Por qué el cielo es azul?





Muchos de nosotros nos hemos hecho esta pregunta al reparar que el espacio exterior es negro y no azul. Así pues, sabemos que durante el día (en un cielo despejado) es cuando vemos que el cielo es azul,  no así en la noche.  Esto debido a que la luz que llega a nuestro planeta tierra proveniente del sol entra en contacto con la atmósfera, donde se origina ese hermoso cielo azul. Azul que se torna mas intenso en horas del medio día, o cuando los rayos del sol inciden perpendicularmente (ángulo de 90 grados) sobre nuestra superficie.




¿Como sucede este fenómeno? 

Un rayo de luz blanca esta compuesto por rayos de diferentes colores, desde el rojo hasta el violeta: los colores del arco iris (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta). La diferencia entre estos rayos está en su longitud de onda. El color con mayor longitud de onda es el rojo, y aquel con menor longitud de onda es el violeta. Para que estos rayos de luz lleguen a tus ojos atraviesan la atmósfera terrestre, compuesta principalmente por átomos de nitrógeno y oxígeno. Cuando la luz alcanza estos átomos, los colores con mayor longitud de onda pasan en linea recta sin mayores problemas; pero los colores con menor longitud de onda (azul, índigo, violeta) son desviados en todas las direcciones. Una vez desviados, chocan con nuevos átomos que los desvían nuevamente, y este proceso se repite numerosas veces antes de que estos rayos luminosos lleguen a los ojos. De esta forma, estos colores llegan a los ojos desde todos lados, y como los ojos son mas susceptibles al azul que al violeta, percibes el cielo de este color.



¿Por qué sudamos?


Para muchas personas el sudar resulta un problema, pues se sienten sucios y pegajosos, sin embargo, mediante este proceso eliminamos toxinas, lo cual es beneficioso para nuestra salud. La sudoración es un proceso biológico, natural y esencial. Principalmente, el efecto de sudar, transpirar o traspirar, es el mecanismo que posee nuestro organismo con el propósito de mantenernos a una temperatura apropiada evitando un sobrecalentamiento en nuestro cuerpo. Este aumento de temperatura puede ser consecuencia de la exposición a un ambiente caluroso, cuando practicamos algún deporte o realizamos un esfuerzo excesivo. Entonces, cuando sudamos, esa humedad o líquido que secretamos cumple una función de refrigerante. Pero el calor corporal no es el único motivo por el cual sudamos…




Transpiración emocional

Además de la transpiración a causa del calor en el ambiente, nuestro cuerpo también produce sudor cuando experimentamos emociones fuertes o situaciones estresantes. Es decir el sudor que se genera no solo responde a estímulos térmicos, sino también a los emocionales. Este tipo de sudoración puede producirse en determinadas partes del cuerpo, como ocurre en las axilas, manos, cabeza, pecho o ingle. Es común que muchas personas manifiesten este tipo de transpiración al experimentar emociones fuertes de miedo, ansiedad, inseguridad, dolor, o estrés.




¿Dónde se produce el sudor y qué contiene?
El sudor se produce en las glándulas sudoríparas que tenemos en la piel. En un 98% está constituido por agua, mientras que el 2% restante está compuesto por diversas sustancias provenientes del metabolismo orgánico, como son:
  • Cloruro sódico (sal común)
  • Urea
  • Ácido úrico
  • Creatinina
  • Ácidos grasos
  • Ácido láctico (producto de la fatiga muscular)
  • Sulfatos, etc.
 

 
¿Cuánto líquido perdemos al día debido al sudor?
En condiciones normales, nuestro cuerpo produce aproximadamente un litro de sudor por día, el cual se evapora progresivamente sin darnos cuenta. Este proceso natural de sudoración no lo podemos controlar, el mismo que, conjuntamente con la acción de orinar hacen que una persona en un ambiente normal necesite de beber entre 1,5 y 2 litros al día. No obstante, al realizar ejercicio intenso en un ambiente caluroso podemos llegar a perder hasta 1,5 litros por hora.