¿Por qué eructamos?

Todos hemos experimentado la sensación de querer expulsar gas por la boca (eructar), aunque en algunas personas este fenómeno sea más frecuente. La acción de eructar (o eructo) lo entendemos como la liberación de gases del tracto digestivo por medio de la vía oral, donde generalmente se emite un ruido. También podemos referirnos a este fenómeno como: “Ventosidad oral” o “Flatos orales”.

Los gases emitidos al momento de eructar se generan en la parte alta del intestino, es decir en el estómago (gran parte de estos gases se conducen por el intestino delgado). Hacemos esta aclaración ya que también generamos otros gases en la parte del colon (intestino grueso) los mismos que son eliminados mediante las ventosidades anales.

Muchos alimentos pueden causar gases, tales como: leguminosas, verduras (brócoli, repollo, coliflor), frutas (manzana, pera, durazno), granos enteros (trigo o mote), productos lácteos, etc. En consecuencia experimentar eructos es una manifestación normal de nuestro organismo, durante o después de las comidas, lo que permite eliminar gases de la cavidad gástrica cuando está lleno de alimento. Lo negativo se suscita cuando son excesivos o crónicos.

Estas ventosidades generadas cuando eructamos también se deben a otras razones, así tenemos:

· Por deglución normal o involuntaria de aire ambiental (aerofagia). Comer muy rápido puede ocasionar el tragar aire en exceso mientras masticas tus alimentos.

· Algunos hábitos o situaciones que posibilitan el tragar aire en forma excesiva: goma de mascar, fumar, sinusitis con secreción nasal que se deglute, estrés psicológico, comer muy rápido, consumir bebidas carbonatadas (gaseosas).

· Las personas que presentan reflujo (reflujo gastroesofágico), esto decir cuando contenidos estomacales (alimento o líquido) regresan o se devuelven desde el estómago hacia el esófago, lo que genera acidez.


· La ocurrencia de inflamación en el estómago (gastritis), la misma que generalmente es producida por una bacteria llamada “helicobacter pylori”.

DATO: El eructo también es referido médicamente como ructus.