¿Qué es la hibernación?

Como partida debemos aclarar que frecuentemente se comete un error refiriéndonos al fenómeno de hibernación cuando decimos “invernar” (pasar el invierno) en lugar de hibernar.

Durante mucho tiempo la presencia de bajas temperaturas en la naturaleza como consecuencia de la llegada del invierno ha puesto a prueba la capacidad de adaptación de los seres vivos. Si bien la presencia de una baja temperatura elimina plagas y tonifica los ecosistemas, en exceso puede resultar letal y además, es causante de escasez de alimentos ya que los campos son cubiertos de nieve y hielo. Como respuesta a estas dificultades, diversas especies desarrollaron lo que llamamos el fenómeno o proceso de hibernación.


Hibernación
Es un estado fisiológico de aletargamiento que manifiestan ciertas especies como adaptación a condiciones extremas, producto del invierno. Durante el periodo de hibernación la temperatura corporal de estas especies puede descender a la temperatura ambiente, y en algunos casos cerca de los 0 °C. Además se manifiesta una disminución general de las funciones metabólicas.

Importante: Para poder hibernar, los mamíferos deben realizar un acopio de grasa en el cuerpo durante semanas previas a la hibernación, por lo que su forma refleja voluptuosidad o se torna rechoncha.


Dato: Seguramente muchos se preguntaran: ¿Por qué no se congelan los animales en Hibernación?, esto se debe al alto peso molecular de las células que se manifiestan en los tejidos.

¿Qué animales hibernan?
Los animales capaces de hibernar viven generalmente en climas que presentan estaciones bien diferenciadas. Entre los principales tenemos: la Marmota, el lirón, el erizo, la ardilla de tierra, el hámster, el murciélago, el oso. La hibernación es un fenómeno casi exclusivo de animales de sangre caliente, sin embargo existen animales de sangre fría, como sapos, ranas; reptiles como la víbora y lagartos que pasan el invierno inmóviles y durmiendo en sus madrigueras para evitar perder su calor corporal si la temperatura es demasiado baja. También existen insectos con un comportamiento similar, como es el caso del ciervo volante que se entierra en la arena mientras espera que llegue la primavera, para poder salir del letargo invernal.