¿Por qué sudamos?


Para muchas personas el sudar resulta un problema, pues se sienten sucios y pegajosos, sin embargo, mediante este proceso eliminamos toxinas, lo cual es beneficioso para nuestra salud. La sudoración es un proceso biológico, natural y esencial. Principalmente, el efecto de sudar, transpirar o traspirar, es el mecanismo que posee nuestro organismo con el propósito de mantenernos a una temperatura apropiada evitando un sobrecalentamiento en nuestro cuerpo. Este aumento de temperatura puede ser consecuencia de la exposición a un ambiente caluroso, cuando practicamos algún deporte o realizamos un esfuerzo excesivo. Entonces, cuando sudamos, esa humedad o líquido que secretamos cumple una función de refrigerante. Pero el calor corporal no es el único motivo por el cual sudamos…




Transpiración emocional

Además de la transpiración a causa del calor en el ambiente, nuestro cuerpo también produce sudor cuando experimentamos emociones fuertes o situaciones estresantes. Es decir el sudor que se genera no solo responde a estímulos térmicos, sino también a los emocionales. Este tipo de sudoración puede producirse en determinadas partes del cuerpo, como ocurre en las axilas, manos, cabeza, pecho o ingle. Es común que muchas personas manifiesten este tipo de transpiración al experimentar emociones fuertes de miedo, ansiedad, inseguridad, dolor, o estrés.




¿Dónde se produce el sudor y qué contiene?
El sudor se produce en las glándulas sudoríparas que tenemos en la piel. En un 98% está constituido por agua, mientras que el 2% restante está compuesto por diversas sustancias provenientes del metabolismo orgánico, como son:
  • Cloruro sódico (sal común)
  • Urea
  • Ácido úrico
  • Creatinina
  • Ácidos grasos
  • Ácido láctico (producto de la fatiga muscular)
  • Sulfatos, etc.
 

 
¿Cuánto líquido perdemos al día debido al sudor?
En condiciones normales, nuestro cuerpo produce aproximadamente un litro de sudor por día, el cual se evapora progresivamente sin darnos cuenta. Este proceso natural de sudoración no lo podemos controlar, el mismo que, conjuntamente con la acción de orinar hacen que una persona en un ambiente normal necesite de beber entre 1,5 y 2 litros al día. No obstante, al realizar ejercicio intenso en un ambiente caluroso podemos llegar a perder hasta 1,5 litros por hora.